Gabriel Bustos

18 de oct. de 2022

Averigua cuales son los principales puntos a tener en cuenta para que un cuidado quiropráctico sea seguro

Debido a los enormes beneficios del cuidado quiropráctico, cada día más personas confían su salud a esta profesión, que sin recurrir a fármacos, cirugías ni largos tratamientos, restablece el orden natural del cuerpo humano , permitiendo que todo el potencial de éste para sanarse a sí mismo se exprese sin interferencias.

Lo anterior ocurre gracias al "ajuste vertebral", técnica que muchas veces se asocia a un sonido tipo "crack" de la articulación y que suele fascinar tanto como atemorizar. Ese sonido se debe a un cambio de presión de los gases de la cápsula articular, por lo que está mucho más cerca de compararse a abrir una lata de bebida, que a quebrar una ramita, por lo que es completamente seguro si lo realizan manos expertas. De hecho, es tan segura, que bebés con horas de vida y adultos mayores de avanzada edad reciben ajustes quiroprácticos a diario alrededor de todo el mundo.

Avalando lo anterior, existen numerosos estudios que demuestran lo extremadamente segura que es la quiropráctica y que el riesgo de sufrir un accidente en la arteria vertebral (1, 2, 3) o algún tipo de complicaciones neurológicas es casi nulo cuando el paciente recibe su cuidado quiropráctico por un profesional (4). 

 

Así, gracias al carácter universitario de su formación, su quiropráctico está en condiciones de reconocer signos de alerta que impliquen tomar precauciones en el tratamiento, ocupar otras técnicas, solicitar exámenes complementarios o realizar una derivación oportuna a otro profesional o servicio de salud, para que ud. reciba la atención que más se adapta a sus necesidades, independiente de los diagnósticos que tenga.

Referencias: 

1.https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18204390

2.Arising from manipulation of the cervical spine,” Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics 1980; 3: 213-19.

3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4794386/

4. A report on the occurrence of cervical cerebral vascular accidents in chiropractic practice.” Journal of the Canadian Chiropractic Association, 1993; 37 (2): 104-6.